RUTA DE LAS CALAS DE SANT JOSEP CON KANDANI

Saludos ami@s. Nuevamente, os transcribimos las palabras del gran biker Cecilio, que recientemente estuvo en Ibiza disfrutando de maravillosas rutas de montaña con una de nuestras bicicletas de alquiler. Os dejamos con la crónica de su segunda etapa en la isla de Ibiza, un recorrido por las mejores calas de la zona de Sant Josep de sa Talaia. Crónica original publicada en el blog «El Factor Campo Btt Grup»

Una ruta fácil que en apenas 30 kms aglutina todo lo que se le puede pedir a una buena ruta de MTB. Una subida exigente, un descenso por sendero con un nivel técnico asequible y maravillosas vistas en todo momento por la cercanía del trazado al litoral costero. La ruta parte de Sant Antoni y tras rodar por el término de Sant Josep, tomaremos la costa para disfrutar de maravillosas vistas sobre las calas de la parte Nor-Oeste de la isla. De nuevo el apoyo logístico de alquiler de bicicletas Ibiza Kandani resultó perfecto para explorar otra zona de la isla.

El domingo, tras la dura salida del sábado, había prevista una ruta menos exigente que nos permitiera deleitarnos la vista a golpe de pedal y llegar puntual a la salida del avión. La idea era recorrer varias de las calas más impresionantes de la isla, si bien, la zona estaba más explotada que los lugares visitados el día anterior en la otra esquina de la isla.

Tras copioso desayuno-almuerzo en el buffet libre del hotel Tres Torres, justo enfrente de Kandani, Quico me esperaba con las máquinas en su coche, una vez más todo el despliegue humano de Kandani se ponía a mi disposición para disfrutar de una ruta en la otra parte de la isla, y permitirme así conocer la mayor extensión de la isla en tan solo dos jornadas.

La ruta parte desde la estación de autobuses de Sant Antoni y coincide al 100% con una de las etapas de la Volta a Ibiza. Recorriendo el paseo marítimo de la localidad ibicenca nos damos cuenta que somos de los pocos «recién levantados» y una agradable brisa nos empuja hacia una nueva aventura betetera, una aventura dificilmente de olvidar por todas las imágenes que nos brindará.

Salimos de la localidad dejando atrás el asfalto y adentrándonos en caminos en buen estado siempre en ligero ascenso para entrar en calor. Las piernas responden bien después de la exigencia de la jornada anterior, sorprendentemente mi pulsómetro ni se inmuta con las primeras rampas. Vamos paralelos a la carretera PM-803 ciclando sobre caminos o sendas anchas y rápidas, aunque el perfil sigue picando hacia arriba. Bordeamos el Puig d’En Lluc para afrontar los primeros metros del puerto del día. Un puerto de apenas 3 kms con rampas exigentes pero cortas, de las que ya devoramos unas cuantas el día anterior, parece ser que es el pan nuestro de cada día aquí en la isla.

Repechos cortitos pero exigentes. Aquí el firme está en buen estado y varias curvas de herradura se suceden en la ascensión. Ascendemos así unos 200 metros en apenas 3kms. Las sensaciones me permiten tirar de Quico y devolverle todos los ascensos que me hizo el día anterior. El último tramo más duro que los anteriores nos obligan a darlo todo y plantarnos en el alto de S’Almudaina, muy cerquita de casa de Nacho (a la próxima los calabacines se vienen para Valencia!).

Ahí comienza lo divertido de la jornada, un descenso por sendero, algo técnico en sus primeros metros, con una o dos curvas complicadas con terreno muy suelto, nos hace emplearnos a fondo técnicamente para luego disfrutar de la senda que se adentra en una zona muy boscosa, con vegetación muy cerrada y trazado limpio, casi dos kilómetros de senda, creo recordar, que nos hacen descargar la tensión acumulada en la exigente, pero corta, subida anterior.

La senda nos pone en dirección a la costa, no sin antes hacer un poco de trekking sorteando un camino con una zanja central que no dejaba resquicio por donde pasar con la bici al hombro. Tras un rapidísimo descenso llegamos a la primera cala del día, la Cala Codolar. Aguas cristalinas, vistas maravillosas… daban ganas de aparcar allí mismo la bici y disfrutar de un buen baño, y más si miramos la gran escalinata que hemos de superar para volver al trazado del track.

Ahora se suceden varias calas, a cual más espectacular, mientras rodamos al borde del mismo litoral, por un camino no marcado en muchos momentos. Sorteamos así varios ascensos cortitos, varios llanos juntos a las calas y acumulamos varias paradas ensimismados por la belleza de lo que vamos descubriendo a golpe de pedal. A veces Quico volvía la vista varios centenares de metros para esperarme mientras yo seguía ensimismado en el horizonte. La zona es una pasada!

Cuando era imposible transitar por el borde costero el track nos introducía hacia el interior por caminos polvorientos de arena de playa para devolvernos de nuevo hacia la costa. Asi vamos transitando y descontando los kilómetros que restan para el final de nuestro deleite, o más bien dicho, de mi deleite. Después de la Cala Bassa el track nos introduce ligeramente hacia el interior y con un perfil descendente nos guía de vuelta al punto de origen, no sin antes, de forma temeraria, disfrutar sobre la bici del paseo marítimo de Sant Antoni, ya transitado por los recién levantados turistas.

Vídeo-montaje con algunos de los mejores momentos de la ruta.

En poco más de dos horas el track estaba rodado y disfrutado y en mi retina un cúmulo de bonitos paisajes que no me dejaba más remedio que suspirar al volver la vista atrás.

 

 

 

 

 

 

 

logo_facebook_f_1    twitter-logo-1    google_plus_logo    GOOGLE MAPS    IBIZA BIKE CENTER

KANDANI
Tel: +34 971 339 264
E-mail: info@kandani.es
GPS: 38º 59′ 16,2″ N – 01º 32′ 22,9″ E

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *